miércoles, enero 16, 2013

Cosas que me indignan... me duelen.

“Dios creó las cosas y las puso al servicio del ser humano, ese es el principio del Génesis. Todo está al servicio nuestro”


Que hayan palabras como esas, quiere decir que hemos fracasado como hijos de Dios, al no haber comprendido que ningún ser viviente en este mundo esta a nuestro servicio sino que, todos, animales humanos y no humanos, compartimos el mismo lugar para vivir.

Por algunos problemas con su visa, hubo un tiempo en el cual mi papá no podía tener un trabajo decente, así que se dedico tiempo completo a los cuidados de la casa, mientras mamá ganaba dinero para los 5.

Mi papá aparte de ser un excelente amo de casa, fue un excelente maestro, quien me dio una excelente educación. A comparación de muchos niños y de mis hermanos mayores, no fui educada por nanas ni la televisión, sino por libros, música y mucho amor (bueno, anime y manga también xD).


Durante este tiempo, el me inculcó su amor y respeto hacia los demás, hacia la vida misma; me enseñó que todos somos la creación de Dios y por tanto debemos respetarnos unos a otros sin importar las diferencias que pueden existir, que debemos proteger a quienes no puedan hacerlo por ellos mismos, ya sean animales no humanos y humanos desvalidos.

Una de las historias que me relató por ese entonces, fue una leyenda que contaba sobre la amistad de Dios con un perrito y que a raíz de eso, El reconocía a los perritos y demás animales como sus hijos sin necesidad de convertirse, o ser bautizados... ¿alguna vez habían pensado en eso? ellos, no tienen que realizar ninguna conversión de fe ni nada por el estilo; ya que desde nacen son reconocidos como hijos de Dios y tienen su boleto al cielo garantizado, a diferencia de nosotros que nacemos y vivimos en pecado, siempre.
Esta estatua esta hecha en honor a ese perrito.
 Inu-sama que fui a visitar en un año nuevo, esta en la entrada de un templo Shinto a las afueras de Kyoto.


Estos algunos templos y estatuas que están hechas en honor a nuestros amiguitos peluditos


El mejor de su especie, mi hermoso Suricato disfrazado de perro ^^

Por eso me partió el alma ver todos esos perritos asesinados en Chile, me indigna, me pudre, me duele y me enputa, que a estas horas de la vida, la gente siga sin entender, que los animales son nuestros amigos y que ellos nunca nos abandonarían, que ellos son la muestra de bondad pura que Dios espera de nosotros, y que simplemente seguimos como las putas mas putas sintiéndonos con derecho de hacerles daño. 

A toda esta basura, solo me queda decir que nosotros somos los que perdemos la gran compañía de estos animales que mueren a manos del hombre.

En honor a todos aquellos peluditos que partieron al encuentro con el señor, en especial a mi primer hijo, vegeta.